La Obra Social CAM y médicos valencianos voluntarios ayudan a cerca de 3.000 damnificados por las inundaciones en Bolivia

La gente vive con el agua hasta la cintura y se han improvisado miles de carpas sobre el asfalto de la carretera, que son las únicas zonas que no están desbordadas", explicó ayer Toni Prat. El médico valenciano viajó hace dos meses a Bolivia para ayudar a los damnificados por las inundaciones ocasionadas por el fenómeno La Niña.

Prat es uno de los 160 facultativos valencianos que, como voluntarios, viajan a países en vías de desarrollo con la ONG Asociación Valenciana de Asistencia Sanitaria y Social Voluntaria (AVASSV) desde 2003, gracias a la financiación de la Obra Social CAM.

Según Prat, la situación que se vive en Bolivia es "trágica". En la ONG desde 2004, él coordinó esta última expedición entre febrero y marzo de 2008. Los médicos valencianos fueron la primera fuerza sanitaria en atender a los damnificados por las inundaciones que azotan el país desde el pasado 12 de febrero tras el paso de La Niña. "Aquello es una locura y lo más triste es que la situación aún continúa", comentó el sanitario.

En el país suramericano, la ONG atendió a cerca de 3.000 damnificados con infecciones digestivas y respiratorias, en su mayoría. "Tuvimos un caso de rabia en un niño de cuatro años que murió a los pocos días y que nos impactó mucho a todos. También curamos a varios heridos por mordedura de serpiente y fracturas", añadió el médico.

A su llegada, los valencianos encontraron un paisaje desolador e "impactante". El grupo adelantó el viaje ante la amenaza de lluvias (que ya conocían por su paso en 2007) y se convirtió en testigo de excepción de lo ocurrido. "Cuando llegamos nos llamaron del Ejército para que fuéramos a ayudarles porque no tenían médicos", manifestó Prat.

Los médicos aseguran que la situación se ha agravado en el último año. "Están apareciendo enfermedades contagiosas, que antes no eran importantes, como el dengue hemorrágico producido por los mosquitos", aseguró Prat.

En total, 17 personas viajaron a Bolivia: recién licenciados, especialistas en medicina familiar y pediatría, enfermeros y veterinarios de edades comprendidas entre 24 y 35 años. El equipo se alojó en Trinidad, una ciudad amazónica fuertemente afectada por las lluvias.

"Estos proyectos mejoran la situación de países desfavorecidos y les permite tener servicios mínimos", afirmó el director territorial de la Obra Social CAM, Vicente Botella, que presentó el programa en el aula La Llotgeta. También acudió el presidente de AVASSV, el traumatólogo y profesor de la Universitat de València, Carlos Barrios.

Profesionales, residentes y alumnos de último curso de Medicina integran esta asociación, la primera ONG compuesta sólo por personal sanitario voluntario. Barrios explicó lo complejo que resulta encontrar médicos dispuestos a emplear sus vacaciones en viajes de cooperación. "Es un problema grave porque la gente formada tiene poco tiempo. Hay muchos pediatras de otras comunidades que están interesados en el proyecto, pero que no pueden venir", relató el doctor Barrios.

Con un presupuesto de 120.000 euros en 2008, Barrios anunció que estudiantes tutelados volverán a Bolivia en julio. Además, la ONG está preparando un nuevo desplazamiento al país africano de Togo.

La actitud ante la vida de Toni Prat se transformó profundamente desde que pisó Bolivia por primera vez. "Tus valores cambian completamente, es una experiencia única", señaló el médico.

Comunidad Valenciana

"Lo que vimos es una locura"

19.04.08 -NEUS NAVARRO

No hay comentarios

Agregar comentario